Related searches

El origen de nuestras aguas

Reserva Natural Villavicencio

El agua Villavicencio nace en un lugar único, donde la naturaleza conjuga todos los elementos que dan vida a un agua de características únicas y gran pureza, y donde la mano del hombre se hace presente para protegerla.

El agua cae a la superficie de la tierra en forma de lluvia o nieve, por acción de la gravedad se infiltra desde los picos nevados de los Andes al corazón de la montaña. Llega en su recorrido a grandes profundidades, donde las rocas le aportan sus minerales. Luego surge a la superficie en forma de manantial, a 1750 metros sobre el nivel del mar, haciéndola excepcionalmente pura y natural. Con cada gota de lluvia y cada copo de nieve que cae sobre las cumbres y penetra en el interior de las montañas, nace nuestra agua.

La Reserva Natural Villavicencio protege 72.000 hectáreas de riquezas históricas, culturales, arqueológicas y biológicas. Es un área natural que pertenece al programa “Refugios” de la Fundación Vida Silvestre de Argentina. Fue declarada “patrimonio cultural” por su diversidad biológica, valor histórico, cultural y arqueológico. En este lugar único, nace el agua mineral Villavicencio.

/uploads/tx_bidanonemultipleblockcontent/csm_el_origen_de_nuestras_aguas_02_8fb16f5fb1_1_.jpg

Villa del Sur, Chascomús, Buenos Aires

El agua Villa del Sur es envasada en su lugar de origen. Una fuente protegida y conservada por la propia naturaleza. Nace del acuífero Puelche que se encuentra a 80 metros de la superficie, sobre la ruta nacional N 2, km 103,5, Chascomús, Buenos Aires.