Related searches

Nutrición en los primeros 1000 días

Los primeros 1000 días del bebé comprenden el periodo que va desde la concepción hasta los 2 años. A lo largo de las diferentes etapas que componen estos 1000 días, el embarazo, la lactancia materna, la introducción de la alimentación complementaria y el periodo de los 12 a los 24 meses de vida, se produce la programación metabólica del niño, y por lo tanto existe una ventana de oportunidad para incidir en su futuro y, consecuentemente, durante toda su vida.

embarazo

El futuro comienza a condicionarse desde el vientre materno. Más allá de la carga genética del bebé, el ambiente a su alrededor impacta sobre cómo se expresarán esos genes (lo que se conoce como “epigenética”) y este fenómeno comienza antes del nacimiento.

Un embarazo saludable y óptimo desde el punto de vista nutricional contribuirá directamente al futuro del bebé, reduciendo su riesgo de padecer enfermedades crónicas en la adultez.

La planificación del embarazo y los cuidados que toma la mujer embarazada son undamentales en esta etapa de 1000 primeros días.

/uploads/tx_bidanonemultipleblockcontent/csm_Nutricion_en_los_primeros_1000_dias_-_embarazo__1__58d78befb6_1_.jpg
/uploads/tx_bidanonemultipleblockcontent/csm_Nutricion_en_los_primeros_1000_dias_-_Lactancia_Materna_1a78b62b5b_1_.jpg

lactancia materna

La leche materna es el alimento con el diseño más perfecto para el bebé por su composición equilibrada y es fundamental para que desarrolle todo su potencial físico, intelectual y emocional.

Un bebe alimentado exclusivamente a pecho durante los primeros 6 meses tendrá durante la primera infancia menor susceptibilidad a infecciones respiratorias, gastroenteritis, intolerancia digestiva (en prematuros), entre otras. Los lactantes aprenden a autorregular su ingesta en virtud de su saciedad -y no en virtud del volumen de leche que se les ha dispuesto-, y esta “programación temprana”, a su vez, influye significativamente sobre la ganancia de peso durante la adultez.

La Organización Mundial de la Salud, recomienda que un bebé recién nacido sea amamantado de manera exclusiva durante los primeros seis meses de vida, con una continuidad de la lactancia materna junto con alimentos complementarios adecuados hasta los 2 años.

alimentación complementaria

A partir de los 6 meses, la alimentación complementaria juega un rol muy importante en el crecimiento del niño.

La alimentación complementaria es necesaria para cubrir las necesidades aumentadas de nutrientes del niño en esta etapa de rápido desarrollo. Aunque la leche materna debe ser la fuente principal de nutrición, es importante que se introduzca a la alimentación del niño nuevos sabores, texturas y que se incremente de manera gradual el tamaño y el contenido de fibra de la porción. Esto favorecerá el desarrollo de hábitos alimentarios saludables para la vida adulta.

Es importante hablar con el pediatra para que vaya sugiriendo e indicando cada nuevo alimento que debe incorporarse en la dieta del niño a medida que pasa el tiempo, respetando el desarrollo de su sistema digestivo y promoviendo que siempre reciba todos los macro y micronutrientes que necesita para crecer sano y desarrollar todo su potencial.

/uploads/tx_bidanonemultipleblockcontent/csm_Nutricion_en_los_primeros_1000_dpias_-_alimentacion_complementaria_93b044bfba_1_.jpg
/uploads/tx_bidanonemultipleblockcontent/csm_pibito2_65c019a9d5_1_.jpg

infancia temprana

Este es un período en el que los requerimientos nutricionales de los niños son elevados para hacer frente a su rápido crecimiento.

Las necesidades nutricionales de los niños durante este período difieren de las deun adulto. Las comidas deben ser nutricionalmente completas y adecuadas para cubrir las demandas que implica esta etapa de crecimiento exponencial.